La Chunga, de Mario Vargas Llosa


Una excelente pieza de teatro llena de fantasía y con un alto contenido de poético. Se puede afirmar sin ambigüedades que el autor ha encontrado en esta obra una técnica de expresión teatral donde la imaginación es la enriquecedora del relato ficción, una renovadora bocanada de aire, para las diferentes expresiones del teatro.


Los personajes de esta pieza son seis, dos mujeres y cuatro hombres: La chunga y Meche; y los inconquistables, el Mono, José, Josefino y Lituma (ver Lituma en los andes). Ambos géneros se entrecruzan, interactúan en todo momento en una lucha de supervivencia que, según La Chunga es una “guerra” de la cual hay que sobrevivir.

Claramente el maestro, como es costumbre en sus escritos señala la lucha de las clases sociales, una blanca todo poderosa, otra mestiza luchando por parecerse a la primera.

El escrito va desarrollando los diferentes temas de la obra donde encontramos personajes miserables que tratan siempre de justificar su accionar, estos no “deberían prestar a confusión” dado que la pieza bucea en el océano del “amor, el deseo, los tabúes, la relación entre el hombre y la mujer, los usos y costumbres de cierto medio, la condición femenina en una sociedad machista”, como bien señala Seix Barral en su comentario. Despojarse de estos prejuicios ubican al lector en un sitio preferencial, apreciando el texto en un todo llenó de fantasía, donde los fantasmas y las miserias de los humanos son barridos por el alto caudal poético de la pluma.


Datos y contactos

Editorial: Seix Barral

Año 1986