Cataratas del Iguazú en Buenos Aires.


 El gobernador Maurice Closs y el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri inauguraron ayer el monumento réplica en homenaje a las Cataratas del Iguazú,  consagradas como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo en una votación mundial que culminó el 11 de noviembre del 2011.
 Closs encabezó el acto de inauguración del monumento a las Cataratas del Iguazú en pleno corazón de Buenos Aires, en la plaza de Misiones, ubicada sobre uno de los bulevares de la avenida 9 de Julio, en la esquina con Avenida de Mayo. Junto a la réplica de las cascadas de agua que fueron reconocidos como una de las Siete Maravillas Naturales del Mundo, se levantó una estatua de Andresito con su mirada fija en la tierra roja, cumpliendo con una ley sancionada en 1986, por iniciativa del diputado nacional Cleto Rauber. La obra del artista Gerónimo Rodríguez ocupa otro espacio dentro de la plaza de Misiones.


 El monumento a las Cataratas es una réplica que busca generar la sensación de estar en medio de los saltos. Seis bombas abastecerán de agua las caídas y cuatro de ellas estarán tirando agua a un ritmo de más de 100.000 litros por hora en un sistema de reciclaje.
 Otras dos bombas generarán rocío, imitando el efecto que se siente al acercarse a la Garganta del Diablo.
 Esta recreación de la Garganta del Diablo, trasmite la experiencia, sensaciones, vibraciones y energías de esta maravilla que es Patrimonio de la Humanidad y de todos los argentinos.
Se trata de un monumento con forma de semicírculo que representa la potente caída del agua de las reconocidas cascadas y que, por su forma, bien puede identificarse con la Garganta del Diablo, uno de los saltos más famosos del parque nacional misionero, en la frontera con Brasil.
La obra está ubicada en la plazoleta Misiones, a pocas cuadras del Obelisco y de la Casa Rosada, en la esquina de Avenida de Mayo y 9 de Julio.
El interior está armado con piedra mora, la misma que se encuentra en las formaciones de las cascadas y que fue llevada desde Misiones para que el monumento tenga el mismo color que el atractivo original que lo inspiró.

La construcción tiene 280 metros lineales de extensión e imita las cascadas de agua. Además, el monumento incluye una pasarela por la cual el público podrá acercarse hasta la caída de agua que replica la "Garganta del Diablo", uno de los más magníficos saltos.

Datos y contactos